“Las Renatas” busca voluntarios

“Las Renatas” busca voluntarios

REFUGIO LAS RENATASEl refugio viene de Villa Madero. Ahora se encuentra en el Barrio El Cazador. La ONG se llama “Las Renatas” y necesita de la colaboración y solidaridad de los vecinos que deseen pasar tiempo con las mascotas. La mayoría, con algunas discapacidades físicas o enfermedades crónicas o terminales, que estaban en situación de calle.

El refugio Las Renatas es un Hogar de Recuperación de animales especiales que se creó el 8 de diciembre del 2012 en Villa Madero, con la necesidad de proteger y cuidar animalitos discapacitados en situación de calle. Giselle, fundadora y hoy presidenta del refugio, pensó que esos animalitos tienen derecho a vivir dignamente a pesar de las falencias ambulatorias de muchos de ellos.

Este año se mudaron al barrio El Cazador, en Escobar. Se trata de una ONG que sólo se sostiene con la colaboración y solidaridad de la gente. Cuenta con varios cuidadores trabajando permanentemente en el lugar, y algunos voluntarios que se encargan de la parte recreativa, brindándoles cariño, sacándolos a pasear o jugando con ellos.

Muchos de los voluntarios, oriundos de Villa Madero, tienen dificultades para trasladarse periódicamente hasta Escobar, por lo cual en muchos casos sólo pueden acercarse una vez por semana. Dada esa situación, desde la ONG invitan a vecinos con buena voluntad y mucho cariño por los animales, a que puedan brindar un rato de su tiempo para compartir con ellos.

Además de todo esto, el último mes, “Las Renatas” sufrió un robo de todas las donaciones e insumos por una suma de 50.000 pesos, debido a lo cual se hizo una cruzada en Escobar por “los renatos” y se juntaron muchos medicamentos, insumos de enfermería y algunas donaciones monetarias, pero aún no se llega a cubrir la perdida, y las necesidades son diversas y permanentes.

El deseo de Giselle es que cada Renato (así llaman a cada uno de los integrantes del refugio) tenga un hogar y una familia con quien compartir, ya que el refugio debería ser un lugar de tránsito para luego ser adoptados por una familia que les brinde el amor que se merecen.

Los vecinos que estén interesados en conocer más sobre el refugio se pueden poner en contacto vía Facebook con: “refugio las renatas”; a través de la web: www.lasrenatas.org o en forma telefónica al 15-3001-7001

Fuente: http://grupoeldiario.com/las-renatas-busca-voluntarios/

Consideraciones sobre el uso del carrito

/ Septiembre 2016/

WhatsApp-Image-20160519Cosas que aprendí, con el tiempo, como ustedes y con ustedes, algunas cosas las aprendí a los ponchazos y otras, muy pocas, con gente que me lo transmitió. El uso del carrito está indicado en los casos donde ya no hay más nada por hacer.

En Las Renatas tratamos primero de rehabilitarlos, para eso se hacen ejercicios, se usa un carro para cuadripléjico o soporte fijo, ejercicios acuáticos, fisioterapia, acupuntura, etc…..

El carrito sólo se usa por momentos. Si al perro o gato lo acostumbro al carrito no se lo rehabilita.

Llámese “carrito” al aparato de caño con dos ruedas. Ante un caso de discapacidad lo primero que hay que hacer es visitar al veterinario clínico, muchas veces los animales llegan con cuadros de infecciones.

El veterinario será quien nos de la orden para hacer placa y nos derivará al traumatólogo. Con placa en mano, el traumatólogo nos dirá si es operable, si hay tratamientos posibles o qué hacer….O si es necesario el carrito. Si es necesario operar, debe llevarse a cabo dentro de las 48 hs post trauma.

El carrito no se usa inmediatamente después del trauma, deben pasar semanas (aproximadamente 45 días), ya que debe soldar la fractura. Una fractura para soldar lo hace en 20 días aproximadamente, no en todos los animales es exacto.

Por medio de la placa podemos saber el estado de la fractura y la condición ósea del animal. Una consulta veterinaria sale desde $150 en adelante, una placa cerca de $300 y una consulta a un especialista $400 aprox. Los carritos cuestan cerca de $1200 en adelante. Las sesiones de tratamientos $300 en adelante y son semanales o dos veces por semana. (*)

Se usan pañales, gasas, vendas, cremas y hasta antibióticos dependiendo del estado del animal. Los cambios de pañales son regulares. Pocos animales con fractura de columna contralan esfínteres (orinar y defecar).

Muchas veces debemos ayudarlos a orinar o defecar o ambas cosas, lo que los hace propensos a infecciones urinarias por ejemplo. Vaciar la vejiga lleva tan sólo 10 segundos pero hay que saber hacerlo, un profesional debe enseñarlo.

Los gatos con discapacidad es muy difícil recuperarlos, por lo delicado de su salud, son muy propensos a las infecciones.

No es lo mismo un gato disca que un perro disca, el gato es mucho más delicado.

Espero haya sido útil.

Si alguien tiene preguntas puede hacerlas.

Giselle Las Renatas.

15-3001-7001

 (*) – Estos valores son de sept 2016, están desactualizados.